Ikasten.IO
Learning, Aprendiendo

Trabajando en la nube Amazon desde la línea de comandos (I) 4 Septiembre, 2011

Hello World! Sí, tras un parón de casi 2 meses sigo vivo 🙂 ¿En qué he estado divirtiéndome todo este tiempo? En redactar mi tesis (y lo que te rondaré, morena), en leer -mucho- sobre análisis de datos con R -y el maravilloso entorno RStudio-, en seguir con el desarrollo de Babelium – API, HTML5, integración con Moodle… – y sus implantaciones en distintos cursos universitarios. Usando para esto último la nube de Amazon (AWS, Amazon Web Services).

Precisamente de AWS quería hablar un poco hoy. Hacía tiempo que no disfrutaba tanto con alguna novedad informática. Desde la línea de comandos puedes lanzar máquinas virtuales (instancias), asignarles IP, cambiarles el disco, ampliar la memoria, la CPU… todo desde la terminal y tu intérprete (ba)sh favorito (o desde scripts en PHP, Python, Perl, Ruby, Java…).

Basta con definir 3 variables de entorno

La primera y la segunda forman tus credenciales (clave privada y certificado X.509).

(sáltate el siguiente párrafo si no quieres saber para qué quiere Amazon estas credenciales, porque no es necesario saberlo para usar el API)

Las consultas/peticiones al API de Amazon se firman con la clave privada. Estas consultas van acompañadas del certificado X.509. Cuando la petición llega a Amazon, el sistema extrae la clave pública de dicho certificado y descifra la firma digital que has realizado con tu clave privada. Si todo va bien, comprueba además que el certificado coincide con el que Amazon tiene guardado y asignado a tu persona (al que firma la petición). Menudo tinglado para una llamada al API, eh? Puedes ver más info en la ayuda de AWS.

La tercera variable de entorno, EC2_URL, sirve para indicar que tus máquinas virtuales (instancias, en terminología Amazon) quieres tenerlas “alojadas”, por defecto, en la región de Europa Occidental. Las regiones son: US East – Northern Virginia, US West (Northern California), EU (Ireland), Asia Pacific (Singapore) y Asia Pacific (Tokyo). Hay varias zonas en cada región (realmente hay una región más: AWS GovCloud, destinada en exclusiva a las necesidades del gobierno de EEUU).

Los precios por tener una instancia en marcha varían dependiendo de la región, del tipo de instancia y características que pongas en marcha y del tiempo que estén lanzadas. Supuestamente habría que tener en cuenta no sólo el precio, sino la velocidad de respuesta de las instancias al cliente. Se supone que los clientes de Europa recibirán respuesta más rápida desde instancias alojadas en esa zona… pero tampoco es que lo haya comprobado empíricamente. Por otro lado, por cuestiones de disponibilidad, conviene no dejar todos los huevos (instancias) en el mismo cesto (región y zona), sino diversificar.

Declaradas dichas variables de entorno, ya podemos lanzar nuestra primera orden en la línea de comandos (una simple descripción de regiones disponibles):

Otro ejemplo, para ver las zonas disponibles para la región eu-west-1:

Sin embargo, los ejemplos anteriores son un poco pobres. Veamos un ejemplo final más interesante para finalizar esta primera parte:

Aquí hemos lanzado una instancia EC2 (una máquina virtual en la nube Elastic Cloud de Amazon) usando como base la AMI con identificador ami-359ea941. Una AMI, o Amazon Machine Image, es una especie de plantilla de máquina virtual. En términos de Prog. Orientada a Objetos, sería una Clase que puede ser instanciada y generar… je :-), instancias. AWS tiene su propio buscador de imágenes pero yo recomiendo éste otro catálogo: http://thecloudmarket.com/. Por cierto, la ami-359ea941 es una AMI oficial de Ubuntu, y tiene una “plantilla” con Ubuntu 11.04 en arquitectura x86 de 32 bits, para la región eu-west-1.

Siguiendo con la línea de lanzamiento de nueva instancia, la parte “–instance-count 1” indica que sólo queremos una unidad (puedes lanzar hasta 20 de este tipo a la vez…). La parte “–instance-type t1.micro” indica el tipo de máquina virtual que quieres: t1.micro es lo más pequeño que hay (y gratis por un año!). A partir de ahí, puedes tener gigantescos monstruos a 1 click de distancia.

La parte “–key juanan” indica que quieres acceder vía SSH a tu instancia con una clave privada SSH que lleva asociado este nombre. Al lanzar la instancia, Amazon deja la parte pública de esa clave SSH en el archivo .ssh/authorized-keys y sólo si tienes la parte privada en tu PC podrás acceder a esa instancia.

Finalmente, la parte “–group default” identifica la lista que define qué puertos TCP/UDP quieres tener abiertos o cerrados. Como sólo tengo una, especifico default (sin poner el nombre en concreto)

Nota: todo lo que indico sólo funcionará si tienes instalado el paquete ec2-api-tools de Ubuntu.

Ale, cierro el post, y sigo otro día con el tema AWS que da mucho, pero que mucho juego. Espero que os sea de utilidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *